¿Qué demonios está pasando dentro del centro de detención de Hutto?

Una carta proveniente del controversial centro de detención informa sobre nuevos casos de abuso sexual y  represalias en contra de las mujeres detenidas en el centro de inmigrantes cerca de Austin. El centro de detención T. Don Hutto, que encarcela a mujeres que buscan asilo, ha sido el centro de escándalos sobre abusos sexuales en el pasado. Un ex guardia incluso fue encarcelado por múltiples ataques.

Actualmente, una carta enviada por L.M. (las iniciales de la mujer) desde el interior del centro de detención Hutto describe las experiencias de agresión sexual y represalias de ella y otras mujeres. Ella también incluye los nombres de los guardias responsables de estos actos.

La instalación en Taylor, Texas, es operada para el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) por la compañía privada de prisiones conocida comúnmente como Corrections Corporation of America o CCA (que prefiere ser llamada por su nueva identidad corporativa "CoreCivic" para ocultar su tres décadas de larga historia). Los guardias en la instalación son empleados de la compañía de prisiones privadas.

Lea la carta original en español o la traducción en ingles.  

La carta describe un patrón de agresión sexual que L.M. ha sufrido desde el mes de Junio. Ella escribe que una guardia femenina la forzó a realizar actos sexuales en contra de su voluntad. "Me acosaba, me decía palabras amenazantes y me obligaba a tener relaciones no deseadas con ella, lo que yo no quería, pero tenía que hacer lo que ella quería", describió. "Ella buscó y aprovechó cada momento que pudo para tocar mis pechos o mis piernas, ella  sabía dónde y cuándo hacerlo, no recuerdo las fechas exactas porque paso en muchas ocasiones. Ella trabaja en el área de recreación y lo que hizo conmigo lo hizo con otras residentes.

¡Exigimos que el condado de Williamson lleve a cabo una investigación justa y transparente sobre los informes de L.M. de agresión sexual!

Firme la petición ahora.

L.M. inicialmente rompió su silencio con un miembro de la comunidad de confianza que es parte del programa de visitas de Grassroots Leadership. L.M. dijo que otra mujer fue acusada de mentir y haber sido removida luego de presentar una denuncia por agresión sexual. Ella dice que este tipo de represalias dentro del centro de detención es endémico con los solicitantes de asilo que informan abusos regularmente amenazados con traslado o deportación.

Tenemos todos los motivos para creer en L.M. Hemos escuchado informes de represalias dentro de Hutto antes, más notoriamente durante una huelga de hambre en Noviembre de 2015. Las tácticas de represalia que L.M. describe son familiares para aquellos que conocen la corta pero desagradable historia de Hutto.

L.M. ahora está siendo muy valiente al elegir hablar a pesar de los riesgos porque quiere ver cambios en la instalación. Ayer, los agentes del sheriff del condado de Williamson la entrevistaron dentro de Hutto, pero ICE estaba presente. A pesar de relatar valientemente sus experiencias a los diputados, ella fue tratada como si fuera una sospechosa. A lo largo de la entrevista, L.M. fue tratada con sospecha, falta de respeto, y los diputados rechazaron su testimonio. El revivir experiencias sobre abuso sexual durante un interrogatorio es una fuente reconocida de retraumatización para los sobrevivientes. El mal trato que L.M. soportó solo empeora una situación horrible.

Es importante destacar que L.M. nombró a dos testigos para su asalto. Eso significa que pueden comenzar su investigación de inmediato, si realmente están interesados ​​en la justicia para L.M.

Hubo un desarrollo muy preocupante el domingo por la mañana cuando nos informaron que todo el acceso a la computadora se había cerrado en las instalaciones, bloqueando una de las pocas formas en que las mujeres pueden comunicarse con miembros de la comunidad, abogados y familiares. ¿Qué razón legítima habría para limitar la capacidad de las mujeres detenidas en el interior de comunicarse con gente en el exterior?

Mientras tanto, L.M. y otros continúan resistiendo. El guardia que ha estado atacando a L.M. también ha intensificado sus amenazas, que se han vuelto más amenazadoras. "Comenzó a decirme que me gustaba, y que todo lo que le gustaba le pertenecía, y cada vez, sus palabras se volvían más absurdas cuando me decía que me amaba y que no iba a permitir que nadie la humillara". LM escribe.

La valentía que L.M. ha demostrado durante toda esta prueba es impresionante. Si te sientes inspirado por su fortaleza y dignidad frente a todo esto, apoya a L.M. y a las otras mujeres en Hutto en este momento y firma la petición para exigir una investigación justa y transparente por parte de la Oficina del Sheriff del Condado de Williamson.

 

Add new comment